jueves, 29 de junio de 2017

AMANCIO ORTEGA Y LA ‘ONGIZACIÓN DE LA POLÍTICA’

Las CCAA han acelerado la compra de equipamientos sanitarios a cuenta de la donación
“Cuando un hombre joven sacrifica mucha carne llega a creerse un gran jefe o gran hombre, y se imagina al resto de nosotros como servidores o inferiores suyos. No podemos aceptar esto, rechazamos al que alardea, pues algún día su orgullo le llevará a matar a alguien.” Con estas palabras respondió el consejo tribal de una tribu bosquimana del Kalahari al antropólogo Richar Lee al querer obsequiarlos con un buey.
Parece que algunos quieren volver al caciquismo, a la beneficencia y al Estado asistencial. Por entonces, quienes tenían alma de esclavos o eran víctimas de la gran ignorancia de la época se deshacían en elogios hacia el rico, gracias al que comían, según sus cortas luces. En absoluto se les ocurría pensar que eran los pobres quienes daban de comer a los ricos y que, en realidad, los ricos saqueaban la riqueza de la sociedad.
La polémica se ha desatado con la donación del multimillonario Amancio Ortega. Dejo para otra ocasión el asunto de la ingeniería fiscal de las fundaciones, lo que Amancio Ortega puede eludir a Hacienda y el que se presente con una cara por estos pagos cuando tiene otra muy distinta en países donde se explota hasta la extenuación a la mano de obra.
La cuestión que quiero destacar es si podemos permitir la deriva neoliberal que desmantela los servicios públicos y paralelamente fortalece lo que la escritora y activista Arundathi Roy llama la “ongización” de la política. A mi juicio, la sanidad, la educación, las infraestructuras necesarias para el funcionamiento de la sociedad, deben ser financiadas con los impuestos y los servicios prestados por empleados públicos.
Si llega el caso, no quiero que me salve la vida la donación de un millonario, quiero ser atendido por la Sanidad pública, de la cual formo parte por mi condición de ciudadano, no de súbdito agradecido al señor feudal, así como por mi contribución vía impuestos durante más de treinta años. Pero es más: esa sanidad debe ser universal, como la educación, y debe ser de la misma calidad para todos, para los que han contribuido más y para los que han contribuido menos por su nivel de renta, por sus años de paro, por sus bajas por enfermedad o por cualquier otra situación.
Se trata de un principio de solidaridad mediante el que todos contribuimos en la medida de nuestras posibilidades para soportar las cargas de aquellos que lo necesitan, teniendo en cuenta que todos podemos necesitar de esa solidaridad en cualquier momento, nadie está libre de un accidente o de una enfermedad que lo incapacite de por vida.
Está claro que gobernantes y economistas neoliberales quieren que nos acostumbremos a la filantropía y a la caridad, una situación que nos rebaja como sociedad. Un ciudadano exige derechos, un súbdito se ve obligado a agradecer la caridad del pudiente. Desde la derecha se ridiculiza toscamente el rechazo a estas donaciones millonarias, y, por supuesto, se recurre el chantaje barato. En un tweed sobre la donación de Amancio Ortega, alguien decía: “Amancio Ortega, no quiero tu caridad, quiero que pagues los mismos impuestos que pago yo y los demás”. A esto, otro tuitero respondía: “Díselo a un pobre crío de 10 años con cáncer, dile que hay gente que no quiere que Amancio Ortega done 320 millones para poder curarle”.
Al mismo chantaje argumental recurren las ONG en sus campañas de búsqueda de cotizantes. Los argumentos son similares: “Por unos céntimos al día usted puede escolarizar a un niño” (…) “o puede salvarle la vida”. Lo que se busca es aflorar el sentimiento de culpa del ciudadano de clase media, que se sienta un insolidario, o incluso un asesino, por no colaborar con una cantidad casi ridícula que puede salvar una vida.
Pero esto no es así. Por muchos cientos de ONG que han surgido en las últimas décadas y por muchos millones de socios de Unicef, Médicos del Mundo y del resto de ONG, los pobres se siguen multiplicando, millones de personas pasan hambre en el mundo, millones son víctimas de guerras provocadas desde occidente, millones sufren enfermedades fácil y baratamente solucionables. Y todo ello, gracias a un sistema económico que solo provoca desastres y pone en riesgo la vida de la mayoría. Por eso, poner parches no es la solución.
Desde la caverna mediática, a quienes cuestionamos estas donaciones, se nos llama de todo: resentidos, envidiosos, gilipollas (Carlos Herrera desde la emisora de la iglesia)…, día sí, día también. Se ve que a estas personas les va muy bien con este sistema y con unas limosnas tranquilizan su conciencia, porque saben que el fin último de este sistema, regido por el único principio del lucro y donde no se pone coto a la riqueza personal, provoca pobreza.
Este engendro, al que algunos se atreven a llamar “colaboración público-privada”, no es más que la vuelta a la beneficencia del siglo XIX, una regresión inadmisible a estas alturas del siglo XXI. Si alguien cree que con la caridad de fundaciones y ONG se van a solucionar los problemas que “incesantemente provoca este capitalismo del desastre” (Naomi Klein), le recomiendo la lectura del excelente ensayo Blanco bueno busca negro pobre, de Gustau Nerín, o los artículos de Arundhati Roy. A lo mejor, así ve las cosas más claras y no se deja atrapar por los chantajes emocionales de las ONG.



lunes, 26 de junio de 2017

NUEVO PROYECTO DE PRESUPUESTOS 2017: LAS CLAVES PARA EL ACUERDO PAGE-MOLINA

Encuentro institucional de García Page y García Molina
Finalmente, ante las repetidas llamadas a la negociación de los diputados de Podemos, el gobierno de García Page abre una rendija a la negociación de los Presupuestos. Digo abre una rendija porque lo que parecía esperanzadora voluntad negociadora en las palabras del Vicepresidente se tornan nubarrones en las declaraciones recientes del Consejero de Hacienda y del propio García Page.
Si Martínez Guijarro consideraba un hecho que el nuevo proyecto de Presupuestos incluiría las enmiendas aprobadas en la primera vuelta y veía factible incorporar varias de las rechazadas a Podemos, García Page y Ruiz Molina reinterpretan al Vicepresidente y citan a Molina y Llorente a presentar sus enmiendas en el futuro pleno sobre Presupuestos.
Con tal actitud, García Page parece pensar más en la opción de convocar nuevas elecciones que en la de cerrar un acuerdo sobre Presupuestos y recuperar el espíritu del Acuerdo de Investidura firmado con Podemos. Lo hace confiando en los datos ofrecidos por las encuestas, en las que el PSOE de Pedro Sánchez crece un par de puntos, el PP baja otros tantos, Podemos pierde algo más de un punto y Ciudadanos parece Buzz Lightyear de tanto como sube cuando la encuesta es del grupo PRISA.
Si se convocan nuevas elecciones será García Page quien ponga en riesgo la actual mayoría de izquierdas y abra la puerta a una mayoría de derechas con la suma PP-Ciudadanos. A García Page, este riesgo le parece asumible si Ciudadanos entra en las cortes regionales jugando el papel decisivo que ahora tiene Podemos. Olvida que solo maneja encuestas, que estas aciertan poco, y que Podemos-IU-EQUO concurrirán posiblemente como Unidos Podemos, lo que reforzaría sus opciones de obtener diputados en Ciudad Real y Albacete, y aseguraría los actuales diputados de Toledo y Guadalajara. También olvida que Ciudadanos prefiere pactar gobiernos con el PP, incluida Castilla la Mancha, antes que con el PSOE.
Dado que a nivel nacional los nuevos tiempos parecen abrir espacios de colaboración entre Unidos Podemos y el PSOE, García Page haría bien en seguir esa senda, la que han apoyado la mayoría de los militantes socialistas castellanomanchegos, y coadyuvar a que el PP sea pasado en toda la geografía española.
Ahora, el acuerdo será más fácil con los 400 millones de euros anunciados a bombo y platillo que se incorporan al nuevo proyecto de presupuestos. Recordemos que muchas de las enmiendas rechazadas a Podemos eran financiadas con cargo a otras partidas y no contemplaban aumentos en la inversión. Además, la cuantía económica total de las enmiendas presentadas por Podemos no alteraba la cifra final de los presupuestos, puesto que representaba apenas un 0’5% de su total. Porcentaje que será aún menor si sumamos los 400 millones anunciados ahora.
Ya no hay argumentos para no aceptar las 20 enmiendas rechazadas en la primera vuelta y recuperar algunas de las medidas contempladas en el Acuerdo de Investidura: Procedimientos de Emergencia Ciudadana, Plan de Rescate Habitacional, Plan de Recuperación de Servicios Externalizados, Plan Integral de Lucha contra la Desigualdad Social, Ley de Dependencia…
Alcanzar un acuerdo sobre el nuevo proyecto de Presupuestos, y hacerlo antes de su debate en el Pleno, sentará las bases para recuperar el Acuerdo de Investidura, actualmente dormido, escenificar confianza mutua entre las izquierdas y abrir un tiempo de colaboración para cuestiones clave en el segundo tramo de la legislatura: Reforma del Estatuto de Autonomía, Reforma de la Ley Electoral, Renta Garantizada…
Si García Page y su gobierno rechazan negociar un acuerdo previo y no asumen las enmiendas presentadas por Podemos quedará meridianamente claro que fueron ellos quienes forzaron la ruptura en la primera vuelta y quienes la fuerzan ahora. Entonces, incumpliendo gravemente el Acuerdo de Investidura y rompiendo el espíritu de diálogo al rechazar las enmiendas de su aliado, forzaron el NO de Podemos para acusarlos de las siete plagas bíblicas. Ahora, negando la posibilidad de ir al pleno de presupuestos con un acuerdo previo que garantice su aprobación con mayoría absoluta, y no garantizando la aprobación de las enmiendas buscarían un nuevo NO para lanzar nuevamente contra Podemos la jauría mediática que pagamos todos con dinero público.
En los próximos días tendremos ocasión de ver quien realmente tiene interés en alcanzar un acuerdo y quien está pensando en intereses ajenos a la ciudadanía. Ya no se podrán buscar excusas en las cifras económicas y todo quedará circunscrito a la voluntad real de pactar con el antiguo aliado.

Plumaroja

domingo, 25 de junio de 2017

VENEZUELA. ‘TERRORISMO PARAMILITAR CONTRA MADURO’

Grupos 'paramilitares' dirigen las movilizaciones contra el régimen Chavista 
Pasa que comunicadores como Ildefonso Finol, Miguel Ángel Pérez Pirela y quien suscribe desde principios de siglo denunciamos la infiltración de paramilitares. Acontece que éstos progresivamente cobran vacuna, establecen alcabalas y toques de queda, ejercen trata de personas, narcotráfico, sicariato, propagación de casinos, contrabando de extracción, intento de magnicidio y control sobre empresas de seguridad y transporte. Ocurre que progresan del crimen organizado a la parapolítica: bajo protección de las policías de un puñado de alcaldías opositoras en tres años lanzan tres oleadas terroristas, dejan centenares de víctimas fatales entre las cuales se cuentan autoridades, fiscales y motorizados degollados con guayas; queman dependencias y transportes públicos; incendian hospitales y guarderías con niños dentro; incineran ciudadanos en plena calle. No parecen actividades pacíficas. Pacíficas son las víctimas irreparables.
El coronel estadounidense Max G. Manwaring, del Comando Sur y del Instituto de Estudios Estratégicos del Departamento de Defensa de Estados Unidos, al estudiar el caso de Venezuela sostiene que el bolivarianismo libra una Guerra Asimétrica, o de Cuarta Generación, con las características siguientes:
“1) La lucha es predominantemente políticosicológica, no militar –aunque hay un importante rol militar o paramilitar en el proceso.
2) El conflicto es extenso, y cubre tres o cuatro etapas.
3) La guerra se libra entre beligerantes con capacidades asimétricas y asimétricas responsabilidades hacia quienes los manejan (…)
4) La contienda tiene dimensiones e implicaciones transnacionales.
5) La Guerra no es limitada en su propósito. Es total en la medida en que busca darle al ganador absoluto poder para controlar o reemplazar el gobierno existente” (State and nonstate associated gangs: credible midwives of social orders 2009).
La proyección es un mecanismo psicológico por el cual acusamos a otro de nuestros propios pensamientos o acciones. El coronel Mainwaring acusa a los bolivarianos de desarrollar el conflicto en las siguientes fases:
“1) (…) Entrenar cuadros de profesionales (propagandistas y agitadores) para tareas de liderazgo y combate político-militar, y crear selectos ambientes de caos.
2) Crear un frente político y militar de clases medias “desburguesadas” e individuos con mentalidad similar, para que trabajen juntos en la desestabilización de las sociedades opuestas y la imposición de la nueva socialdemocracia.
3) Fomentar conflictos regionales. Esto involucrará operaciones preparatorias, encubiertas y graduales político-militares y psicológicas para desarrollar y nutrir el apoyo popular.
4) Planear actividades abiertas y directas de intimidación, incluyendo acciones populares (tales como manifestaciones, huelgas, violencia cívica, violencia personal, lesiones y asesinato (…) para debilitar los Estados elegidos como blancos y debilitar el control militar enemigo y sus medios de control.
5) Directa, pero gradualmente confrontar una fuerza militar enemiga desmoralizada y llevarla a su colapso”.
Juzgue el ecuánime lector si el bolivarianismo es autor o víctima de tal índole de ataques. Vivimos ya situaciones como las de la cotidiana invasión de Nicaragua por la Contra, como las de Chechenia, Libia o Siria. Quizá el veto potencial de Rusia y de China en el Consejo de Seguridad de la ONU nos ha salvado hasta el presente del diluvio de bombas o la invasión militar abierta. Pero tal veto no puede protegernos contra un conflicto interno no declarado ante el cual no ejercemos el derecho a la defensa. No nos defendemos contra empresas de maletín, bachaqueros, contrabandistas ni descuartizadores; tampoco contra terroristas organizados, protegidos y subsidiados. Hemos dejado instalarse en nuestro territorio un enemigo tenaz, sin escrúpulos y despiadado. Guerra avisada sí mata soldado, si pretendemos que no existe. El primer requisito para ganar una guerra es reconocerla Como decía José Félix Ribas, no podemos optar entre vencer o morir. Necesario es vencer.

sábado, 24 de junio de 2017

EQUO: SEIS RAZONES PARA RECHAZAR EL CETA

El acuerdo comercial entre Europa y Canadá es perjudicial para los derechos de las personas, la democracia y el clima
Movilización contra el CETA
Nos enfrentamos a una profunda crisis democrática, social, económica y ecológica. Por tanto, lo que cabe esperar de cualquier acuerdo comercial es que sea útil para superarla. ¿Es el caso del CETA, el tratado de comercio e inversiones que han firmado la Unión Europea (UE) y Canadá? Veamos en detalle que nos reservaría este acuerdo —de referencia para otros tratados comerciales como el TTIP— en caso de ser ratificado.
Primero. El secretismo y la ausencia de debate democrático en la negociación de este acuerdo ha sido la norma. Hasta que la región de Valonia alzara la voz, el CETA ha pasado desapercibido y la información hacia el gran público y sus representantes directos, ya sea en el Parlamento Europeo o nacionales (pero no hacia las grandes corporaciones), ha brillado por su ausencia. ¿Alguien duda de que para tener un debate democrático sano y constructivo, necesitamos luz y transparencia?
Segundo. Este “TTIP canadiense” introduce un tribunal especial que otorga derechos exclusivos a los inversores para demandar a países, socavando nuestros sistemas judiciales en Europa y Canadá. Según varios expertos legales, incluyendo la Asociación Alemana de Jueces, estos tribunales podrían ser incompatibles con las leyes de la UE. Ante tal despropósito, Los Verdes Europeos hemos pedido que el Tribunal Europeo de Justicia se pronuncie sobre la posible incompatibilidad, algo que ha impedido el voto conjunto de la Gran Coalición en el Parlamento Europeo (incluyendo PP, PSOE, C's, PNV, PD). ¿Desde cuándo unos demócratas temen la justicia europea?
Tercero. El CETA no solo no crearía ni un solo empleo, sino que los destruirá: se estima una pérdida de 200.000 empleos en toda Europa y más de 20.000 en Canadá. Seguiría el camino marcado por su predecesor, el TAFTA (acuerdo de comercio entre EEUU, Canadá y México), cuya aplicación ha causado la pérdida de un millón de empleos en EEUU. Si fuera poco, y tal como lo denuncian el movimiento sindical canadiense y europeo, los derechos laborales de sindicación y negociación colectiva no aparecen firmemente recogidos en ningún capítulo del tratado. ¿A quién le sorprendería entonces que la Comisión de Empleo del Parlamento Europeo votara hace poco en contra del CETA?
Cuarto. La UE ha negociado un tratado comercial con una “lista negativa” para los servicios, algo que no había hecho nunca antes. En pocas palabras, significa que a menos que los Gobiernos europeos excluyeran específicamente algunos servicios, todos se abrirían automáticamente a la competencia de proveedores extranjeros y sería muy difícil (y costoso) para los gobiernos devolver a la gestión pública los servicios privatizados. Después de la crisis del 2008, ¿quién en su sano juicio quiere más cláusulas de liberalización?
Quinto. Al igual que el TTIP, el CETA es un obstáculo para la lucha contra el cambio climático. Incentivar el transporte transatlántico, la comercialización del petróleo más sucio, el Fracking o las arenas bituminosas, frenar la producción de energía limpia local, dar más poder a las multinacionales energéticas y por ende aumentar de forma radical las emisiones de CO2, va exactamente en sentido contrario al recién ratificado Acuerdo Climático de París. ¿Alguien sigue pensando que puede haber comercio sin clima para sostenerlo?
Sexto. Los Estados miembros y la Comisión Europea se disponen a sacrificar el 90% de las indicaciones geográficas a nivel europeo con denominación de origen. Con el CETA, los consumidores no tendrían ninguna garantía que el arroz valenciano, el vinagre de Jerez o el plátano de Canarias, hayan sido producidos con unos criterios de calidad en el País Valenciano, en Andalucía o en Canarias. Estos productos podrían entonces ser fabricados y plagiados en Canadá sin que los productores españoles puedan plantear una sola queja. ¿Acaso sabían ustedes que en Canadá ya existe la marca “Orange Valencia” lista para competir con la naranja valenciana?
Por las razones democráticas, sociales, económicas y ecológicas expuestas aquí, Los Verdes, y muchas organizaciones sociales, pedimos que antes de votar en el Parlamento Europeo, el Tribunal de Justicia Europeo se pronuncie sobre la legalidad del tribunal de arbitraje para inversores. Y si la Gran Coalición mantiene su votación favorable en febrero en el Parlamento Europeo, animamos a la ciudadanía a que se movilice con una llamada a todas y todos los eurodiputados a votar en contra del CETA. Nuestro no a este acuerdo se debe a nuestro sí a favor de otra política comercial europea respetuosa con los derechos de las personas, la democracia y el clima. Rechacemos el CETA. Otro comercio es posible.

Florent Marcellesi eurodiputado de EQUO / Primavera Europea.

viernes, 23 de junio de 2017

OLAS DE CALOR, CAMBIO CLIMÁTICO, RECORTES Y PRIVATIZACIONES

España ha vuelto a superar los 40ºC en distintos puntos de su geografía
Algo me dice que Trump, Putin, Aznar, Rajoy y su primo, célebres negacionistas del cambio climático, no combaten con un folio reconvertido en abanico la pertinaz ola de calor que nos asola. Prefieren afrontar los muchos peligros que encierra el aire acondicionado, de ellos advierte el consejero de salud madrileño, antes que sudar la gota gorda.
Y será por eso, porque viven aislados en una burbuja térmica, fresquita y confortable, que siguen manteniendo que esto del cambio climático es una chorrada inventada por ecologistas izquierdosos, perroflautas y apocalípticos. No, no vayas a pensar que su obstinada negación podría estar generosamente compensada por las grandes multinacionales petroleras. Porque si lo haces te acusaran de conspiranoico.
El caso es que mientras medio mundo se achicharra, grandes masas forestales arden pasto de las llamas, avanza la desertización y se avecinan masivas migraciones humanas huyendo de las consecuencias del cambio climático. La última cumbre internacional sobre el clima reveló la indiferencia homicida que las grandes potencias muestran por el negro futuro del planeta.
La cosa pinta mal. Las olas de calor son como las pilas Duracell, duran y duran y duran… de mayo a octubre. En España, los niños caen deshidratados en unas aulas que se transforman en auténticos hornos coincidiendo con los exámenes finales. Son barracones con techos de uralita sin toldos ni persianas que pueden alcanzar más de cincuenta grados, y son, que curioso, los únicos edificios públicos en los que no se ha instalado aire acondicionado
Pero no creas que se trata de un desprecio absoluto por la salud y el bienestar del alumnado de la enseñanza pública. Creerlo sería vil y clasista. Tampoco creas que es por falta de medios. Andamos tan sobrados que acabamos de regalar 60.000 millones a la banca.
Si se permite que nuestras criaturas se cuezan a fuego lento en su propio jugo es para que hagan callo. Para que se curtan cara al infernal futuro que les espera gracias a la pasividad de los actuales adultos. O sea, nosotros. ¿Qué pasaría si se acostumbraran a estudiar en una atmósfera fresquita y agradable? Muy sencillo, que acabarían siendo unos obreros flojos, o peor aún, mejorarían su rendimiento y terminarían siendo unos rojos rebeldes. Mejor que aprendan ahora, en sus tiernas y sudorosas carnes, que con un abanico de papel (pliega, pliega, pliega…) y una botella de agua van que arden, nunca mejor dicho. También hay gobernantes ‘progres’ que les recomiendan quedarse en casa. Total, si van a ser jornaleros, pa’que van a estudiar.
Dicen que lo hacen pensando en su salud. Porque hay que ver la de gérmenes y resfriados que evitan a estos críos privándoles del aire acondicionado. Dolencias y riesgos que padecen estoicamente los consejer@s de educación, sus altos cargos, la mayoría de políticos, el funcionariado, y hasta los abueletes que visitan diariamente el consultorio para estar un rato fresquitos. Lo hacen gritando ¡Salvemos a los niños de esta plaga! Pero a los de la pública, ehhhh.
Mientras tanto, los de la privada y/o concertada, convenientemente subvencionados con dinero público, no tienen que acudir en bañador a sus colegios. Se expondrán a muchos agentes patógenos pero, a lo mejor, hasta pueden concentrarse en los estudios en un ambiente que no se asemeje a las calderas de Pedro Botero. Todo tiene ventajas y desventajas. Para que luego digan que no hay equidad. Advertencia para los del PP y la ESO: esto es ironía.
No hay peor ciego que el que no quiere ver. Y negar el cambio climático no nos va a librar de sus devastadores efectos. La ONU y su panel intergubernamental de expertos han denunciado que una de sus consecuencias más catastróficas serán los incendios de grandes masas forestales ya que el calor y la sequía alimentan el riesgo de que factores tan aleatorios como un rayo desencadenen una tragedia de enormes dimensiones. A esto hay que añadir que, durante décadas, hemos inundado nuestros montes de especies madereras e industriales, aumentado aún más los riesgos, al tiempo que se privatizaron los recursos de extinción de incendios poniendo nuestra seguridad en manos de especuladores mercantiles. El resultado de la ecuación es fácilmente observable estos días en la vecina Portugal.
El año pasado, los grandes incendios forestales crecieron en España un 50%. Entre enero y mayo del presente año se han quemado más de 41.000 hectáreas, de las que 38.000 eran superficie forestal, en 6 grandes incendios. A este ritmo, la península ibérica lleva camino de convertirse en un terreno yermo y calcinado en poco tiempo. Paradójicamente, los gobiernos del PP aplican desde hace años fuertes recortes y privatizaciones en los recursos contra incendios. ¿Acaso les parece una cosa menor?
Hace tiempo, en un documental sobre el cambio climático, escuché a un experto bromeando sobre el instinto suicida de nuestra especie: “Vamos a toda velocidad, directos hacia el precipicio, pero en qué cochazos” Lo recordé cuando leí que los Emiratos Árabes pretenden remolcar icebergs desde la Antártida para cambiar su clima. Parece ser que los jeques han decidido convertir su desértico país en un gigantesco campo de golf tan verde como Irlanda.
Esta “jaimitada” de los amos del petróleo podría acelerar aún más el cambio climático, según sostienen los científicos, debido a la evaporación de esas enormes masas de hielo en la atmósfera. Además, se liberaría agua dulce en el agua del mar alterando gravemente el ecosistema marino. Vamos, mal rollo.
En cualquier caso, vayan acumulando folios y cartones. Dudo que sirvan de mucho cuando nos hierva literalmente la sangre en las venas, pero puede ser terapéutico: dobla que te dobla mientras arde la casa.
¿Los pirómanos? Detrás de ellos que venga el fin del mundo. Como se dice en esta tierra manchega: “El que venga detrás, que arree”.

Plumaroja

martes, 20 de junio de 2017

AMANCIO ORTEGA Y LA SANIDAD PÚBLICA

Defensores de la sanidad pública han criticado las donaciones de Amancio Ortega
Desde las asociaciones de defensa de la sanidad pública, se ha criticado, hasta incluso proponer su rechazo, la donación de más de 300 millones de euros de Amancio Ortega para financiar inversiones en equipamientos en el área de oncología de las distintas Comunidades Autónomas.
Pero desde esa misma posición, se puede aceptar la decisión del dueño de Zara sin caer en la incoherencia respecto a la defensa del sistema público de salud. Esto es lo que me propongo en este breve artículo.
El área de salud es quizá el único de la política pública que está sometido a una presión imparable de gasto exponencial. Y esto se debe al inexorable avance de la investigación médica y farmacéutica, a la necesidad imperiosa de incorporar los nuevos hallazgos científicos y tecnológicos, y al creciente aumento de la esperanza de vida de una población que requiere más y mejores atenciones en las etapas finales de su existencia.
Mientras que una reducción del gasto público en infraestructuras o en educación conlleva efectos que se perciben a medio o largo plazo, los recortes en sanidad tienen efectos inmediatos, que son percibidos de manera clara por la población, y que provocan reacciones críticas contra los responsables políticos. Es por ello que el de la salud es un área de la política pública de las consideradas “calientes”, siendo proclive a convertirse en un terreno de confrontación política.
Sin embargo, los recursos públicos son limitados, y ningún país, por muy boyante que sea su economía, puede atender de manera adecuada las demandas crecientes del sistema público de salud, debido precisamente al incremento exponencial del gasto en este área. Por eso, los poderes públicos buscan fórmulas diversas para hacer frente a esa realidad, y evitar el deterioro de la calidad de los servicios sanitarios.
Desde la privatización pura y dura de determinados servicios, hasta la firma de convenios con entidades privadas para sacar del ámbito de los hospitales públicos determinadas prestaciones, pasando por la redefinición de la cartera de servicios básicos o por el copago sanitario y/o farmacéutico, los gobiernos buscan salidas al colapso que puede producirse cuando las cuentas del sistema público de salud no puede cubrirse con los ingresos fiscales.
El mayor o menor énfasis en una u otra de esas fórmulas depende, sin duda, de la ideología del partido que gobierna. Sin embargo, cada vez más se observan convergencias en las políticas sanitarias de los distintos partidos, y apenas pueden observarse grandes diferencias entre ellos cuando asumen responsabilidades de gobierno. Por ejemplo, conciertos con entidades privadas existen en Comunidades Autónomas donde gobierna el PP, pero también donde gobierna el PSOE. Lo mismo cabe decir del copago o de la redefinición de la cartera de servicios básicos.
A diferencia de otros países, en España no se ha desarrollado suficientemente la cultura del mecenazgo, por lo que aún tiene que estar mejor regulada. Sólo algunas fundaciones de entidades financieras (como Caixabank, el BBVA o el Banco de Santander) o aseguradoras (como la Fundación MAPFRE), tienen programas de mecenazgo en el ámbito de la cultura o de la política social, o en la financiación de algunas becas o proyectos de investigación científica.
No es frecuente en nuestro país que particulares intervengan en el área del mecenazgo, lo que explica el impacto mediático que ha tenido la decisión de Amancio Ortega de donar una cantidad considerable a la adquisición de material y equipo en los servicios públicos de oncología. Lo que en otros países es habitual (pensemos en la labor de mecenazgo de la Fundación Bill y Melinda Gates), en España resulta tan extraño, que se duda de las buenas intenciones de unas donaciones a las que se les califica de “filantropía barata” o de las que se sospecha oscuros fines de lavado de imagen o de evasión fiscal.
Eso está ocurriendo con la donación del dueño de ZARA, que, junto a los que la elogian y agradecen, se encuentran los que la rechazan. El rechazo se basa en dos argumentos: uno, que lo que deben hacer los empresarios y propietarios de grandes fortunas como Amancio Ortega es pagar más impuestos y ofrecer a sus trabajadores unas condiciones laborales dignas; y otro, que el sistema público de salud no debe abrir la puerta a esas donaciones, sino recibir una adecuada financiación por parte de los poderes públicos. La controversia ha llegado incluso al ámbito de la política, hasta el punto de que algunos partidos (como Unidos Podemos de Navarra) se han manifestado en contra de aceptar la donación de Ortega.
Creo que el debate está errado. Como he afirmado al principio, el sistema público de salud necesita fuentes diversas de financiación si queremos que mantenga el alto nivel que ha alcanzado en nuestro país. Todos los españoles nos sentimos orgullosos de nuestro sistema público de salud, especialmente cuando se pasa por la experiencia de ser usuarios directos del mismo o de haber acompañado a algún familiar en situación de enfermedad grave. Sin embargo, somos conscientes de que es una joya frágil, que puede deteriorarse si no se le presta la debida atención y se le dedica los recursos necesarios.
Y para eso hay que explorar todas las fuentes posibles de financiación para que funcione prestando unos servicios de calidad. Para un enfermo de cáncer poco le importa si el servicio que recibe es público o privado, o si los recursos que financian los costosos equipos médicos proceden de la donación de un particular. Lo que le interesa es que el derecho a la sanidad sea un derecho de ciudadanía protegido por los poderes públicos, y que el servicio que reciba sea de calidad.
Bienvenida sea la donación de Amancio Ortega, y ojalá eso anime a otras personas a practicar el mecenazgo, y no sólo en el ámbito sanitario, sino en otras áreas.
No mezclemos churras con merinas. Es evidente que, como cualquier ciudadano, los empresarios deben pagar los impuestos que les corresponden y deben tratar a sus trabajadores de acuerdo con la normativa laboral vigente, y si no lo hacen, que caiga el peso de la ley sobre ellos.
Los gobiernos deben dedicar los recursos que sean necesarios para financiar unas políticas públicas a tono con el nivel de nuestra economía y con la riqueza que se genera en nuestro país, debiendo aplicar la política fiscal más conveniente (aún estamos varios puntos por debajo en presión fiscal respecto de la media de la UE-15).
Pero eso no impide reconocer que los recursos públicos son limitados, y que se deben diversificar las fuentes de financiación si queremos mantener un sistema de bienestar como el alcanzado en estos cuarenta años de democracia que acabamos de cumplir.

Eduardo Moyano Estrada 

sábado, 17 de junio de 2017

PUERTOLLANEROS BUENOS, PUERTOLLANEROS MALOS...

Pleno de la Corporación Municipal de Puertollano
Que un empleado público con niveles de responsabilidad juegue con el pedigrí de la ciudadanía para clasificarla entre buenos y malos no es cuestión baladí. No creo que haya sido una ocurrencia sin más. Más bien creo que es una salida de tono influenciada por el discurso oficial de los actuales gestores municipales, a los que es muy cercano. Y que fue una salida de tono lo prueba el inmediato borrado en la red social en que fue publicada.
Es costumbre entre gobernantes mediocres dividir a la ciudadanía entre ‘buenos y malos’ según sean adeptos o críticos con sus políticas. Franco tachó de malos españoles a quienes se oponían a la dictadura, también Aznar y Rajoy recurrieron y recurren a tal argumento. Pero lo de Puertollano es rizar el rizo porque se añade el pedigrí genealógico en el baremo que mide la bondad o la maldad del puertollanero.
Vayamos pues al argumento del pedigrí y veamos el rigor del mismo. La genealogía no es buen argumento porque las personas no brotan como setas en su lugar de residencia, y en el caso de Puertollano, cuyas características históricas indican que su poblamiento inicial se hizo con personas procedentes de otros lugares, lo es menos aún. Si acaso, se podrá presumir de haber llegado antes que otros.
A veces, presumir de apellidos encierra riesgos que terminan dejándote en evidencia, porque basarse en una leyenda no es riguroso para determinar la antigüedad de un apellido, que es utilizado casualmente por el autor de la misma. La leyenda, como la historia, suele ensalzar virtudes en los vencedores y maldades en los perdedores, aunque los hechos reales suelen ser bien distintos. Recordemos que los apellidos pueden indicar el origen de quien los lleva: los moriscos y judíos conversos fueron obligados a adoptar como apellido propio el del noble del lugar, el lugar de origen, la profesión que ejercían o el de una planta y/o animal. Revísese bien la genealogía particular no vaya a ser que se presuma de ‘castellano viejo’ y la realidad sea bien distinta.
Según lo argumentado no soy buen puertollanero, que no puertollanense como dicen los puertollanarras modernos, porque no nací en Puertollano y porque soy crítico con la gestión del equipo de gobierno local.
Mi familia llegó a Puertollano en la década de los 60 y antes lo hicieron cientos de familias. Todas contribuyeron con su esfuerzo a hacer de Puertollano la ciudad que fue y ahora no es, y lo hicieron dejándose la vida y/o la salud en las minas, en las obras de la refinería o en la construcción de viviendas e infraestructuras. ¿Son puertollaneros de peor calidad por no haber nacido aquí? ¿Han contribuido menos que los naturales al desarrollo de Puertollano? Antonio Machado, escribió lo siguiente sobre el patrioterismo: “Sabemos que la patria no es una finca heredada de nuestros abuelos; buena no más para ser defendida a la hora de la invasión extranjera. Sabemos que la patria es algo que se hace constantemente y se conserva sólo por la cultura y el trabajo. El pueblo que la descuida o la abandona, la pierde, aunque sepa morir. Sabemos que no es patria el suelo que se pisa, sino el suelo que se labra: que no basta vivir sobre él, sino para él; que allí donde no existe huella del esfuerzo humano, no hay patria, ni siquiera región, sino una tierra estéril, que tanto puede ser nuestra como de los buitres o de las águilas que sobre ella se ciernen”.
Y soy crítico con la gestión de nuestros gobiernos locales porque Puertollano ha dilapidado ingentes recursos y oportunidades. Cierto es, en su descargo, que no ha tenido mucha ayuda de gobiernos autonómicos y centrales: Empezando por los recortes a las primas de las renovables del ministro Sebastián y terminando por el hachazo definitivo del ministro Soria. Tampoco el gobierno de Page está siendo ‘generoso’ con Puertollano y como muestra un botón: las dos EDUSI aprobadas en la provincia han ido curiosamente a ayuntamientos ‘conquistados electoralmente’ al PP (Tomelloso y Ciudad Real). Aunque lo propuesto en la EDUSI presentada por Puertollano la hiciera merecedora de ser rechazada, puestos a valorar necesidades Puertollano lo necesita más que ningún otro. Además, me consta que las presentadas por estos municipios tampoco brillan por la sostenibilidad de sus propuestas.
Como olvidar que en el Centro de Ocio y Naturaleza Dehesa Boyal se han invertido millones de euros y nunca ha funcionado. Será porque siempre fue gestionado por empresas ‘amigas’ (Zeos, Parmenides, Yellow World…) que prometieron cuantiosas inversiones y casi siempre se fueron dejando un 'simpa'. ¿Callamos ante tal situación?
Como olvidar el tufillo desprendido por la Virtus, Coso Polivalente (plaza de toros), Centro de Transportes, Chiringuito del Paseo, Complejo de Pádel, Centro de Especialidades Deportivas… ¿Callamos ante tal situación?
Como olvidar las faraónicas e innecesarias inversiones de la legislatura de la mayoría absoluta de Hermoso Murillo: el Terry, el Cerrú, el Pabellón de Ferias… ¿Callamos ante tal situación o recordamos que quien hoy nos gobierna formaba parte del núcleo duro de aquel gobierno municipal?
Año tras año, inversión tan inversión, se fueron dilapidando los recursos del Plan MINER al tiempo que se iban apagando las luces de la Ciudad Internacional de la Energía. PROENER, SILICIO, SOLARIA, ENEL, ENCASUR, ELCOGAS… una tras otra fueron cerrando sus puertas hasta dejarnos en lo que ahora somos: una ciudad con menos de 50.000 habitantes y con escasas posibilidades de volver a recuperar esa cifra.
¿Y que hicieron los gobernantes locales? Ponerse detrás y no delante de las movilizaciones locales, desperdiciar los recursos del Plan MINER y no aprovechar las competencias propias para liderar la implantación de EERR en infraestructuras e instalaciones municipales.
Asistimos impertérritos al decaimiento de la ciudad y la hipoteca que supone la tutela del Ministerio de Hacienda. Pero el ayuntamiento no puede pedir a los vecinos que sustituyan a los empleados municipales mientras el desaprovecha la ocasión para remunicipalizar servicios públicos. No olvidemos que Puertollano dispone de un presupuesto que supera los 47 millones de euros y que, amén de los gastos de personal y funcionamiento, queda margen para priorizar en políticas expansivas de empleo.
Razones hay de sobra para seguir siendo un ‘mal puertollanero’ y no callar ante el sometimiento a ciertos intereses empresariales para ampliar o reducir aceras y alturas de edificios, ser más o menos flexibles en la aplicación de las ordenanzas, aplicar un urbanismo contrario a la calidad de vida de la ciudadanía y permitir que las empresas contratistas de los servicios municipales hagan de su concesión un sayo.
Vuestra suerte, queridos amigos, es que la oposición os hace buenos de tan inútil como es.
Plumaroja

jueves, 15 de junio de 2017

MEJOR SOBORNAR MEDIOS PRIVADOS QUE CREAR MEDIOS PÚBLICOS

Portadas propagandísticas de La Razón y ABC
A muchos lectores les resultará familiar ese mantra que considera a los medios de comunicación privados como independientes y a los medios públicos como oficialistas. La idea evoca que los gobiernos controlan los medios públicos, pero no los privados, los cuales operan con un periodismo libre e independiente. La pasada semana se conocieron datos muy elocuentes sobre el destino de la publicidad institucional de algunas administraciones públicas que destapa precisamente lo contrario: todo un sistema de connivencia entre gobernantes y medios privados. Según la información proporcionada por la Consejería de Presidencia de la Comunidad de Madrid al diputado de Podemos Hugo Martínez Abarca, quien realizó una petición de información a través de la Asamblea Regional, pudimos saber que Esperanza Aguirre e Ignacio González favorecieron con dinero de la publicidad institucional a aquellos medios conservadores afines a los expresidentes madrileños. Lo hicieron a través de las consejerías, desde el Canal de Isabel II y del Metro. El diario La Razón, ni mucho menos el periódico más leído, pero sí el más cercano políticamente, recibió entre 2011 y 2015 el 60% del presupuesto de los anuncios en prensa escrita de la empresa pública que depende de la Comunidad de Madrid: 1.003.918 €.
Según la documentación oficial aportada por la Comunidad, de los 696.000 € de inversión en anuncios del Metro de Madrid, 334.611 fueron a parar al grupo Intereconomía, medio ultraconservador que preside el exdiputado autonómico del PP Julio Ariza. Pese a su reducida audiencia, su radio recibió 12 veces más fondos que la Cadena Ser, líder en oyentes en la comunidad de Madrid. En cuanto al dinero destinado a televisión, los medios privados solo fueron dos: el más beneficiado fue Libertad Digital, con el 24% del presupuesto, 144.840,67 €, y 8 Madrid, un canal del productor Enrique Cerezo, amigo íntimo de Ignacio González, que se llevó el 5,88%, 12.166 €, del montante total en este apartado. No olvidemos que Libertad Digital, según declaró Luis Bárcenas, ya se benefició de la financiación con dinero negro de la caja B del Partido Popular en 2004.
En el reparto a los suyos, los gobiernos de Aguirre y González dieron 240.000 € entre el Canal y Metro a El Pulso, una web desconocida, que no computa en ninguno de los medidores de audiencia. Este supuesto medio de comunicación no tiene sede física y el teléfono que ofrece la página web para contratar publicidad corresponde a una de las clínicas de fisioterapia de la fundadora de la sociedad y propietaria de la página, una socia de Covadonga Fernández, que ocupó distintos puestos en sociedades públicas de la Comunidad bajo el gobierno del PP, llegando a ser la presidenta de la televisión regional. Tras el escándalo, la página web de elpulso.es ha dejado de estar operativa.
Otro de los medios desconocidos, pero gran beneficiado de los anuncios del Canal de Isabel II fue un proyecto frustrado de televisión por Internet de Miguel Ángel Rodríguez, el exportavoz del Gobierno de José María Aznar. Casi 600.000 € del Canal de Isabel II para su web nuevatelevisión.es.
Con Ana Botella en la alcaldía de Madrid se repite la historia de trato de privilegio para los medios de derechas. En marzo del pasado año se supo que el periódico al que más dinero se le pagaba por insertar anuncios fue La Razón. En 2013, 268.780 €. Los dos años siguientes siguió siendo el más beneficiado, 223.272 en 2014 y 197.704 € en 2015. Pero también hay dinero para el otro periódico de derechas. Si al periódico diario se le añaden los suplementos y revistas que edita cada uno de ellos, el más beneficiado resulta ser ABC. Sólo su suplemento XLSemanal se llevó 776.162 € en tres años. En 2014, según informó Infolibre, a ABC se le facturó un total de 686.842 € en publicidad institucional del Ayuntamiento, incluidos los anuncios de su página web. Lo curioso es que el dinero del Ayuntamiento de la capital no fue para el ABC de Madrid, sino para su edición de Sevilla y a otros tres periódicos del grupo Vocento: El Norte de Castilla, Las Provincias y el diario Sur. En total, 1,8 millones de € de 2013 a 2015.
En cuanto a radios, la mayor beneficiaria fue la cadena Cope, la de los obispos, con 681.922 € en tres años, a pesar de ser la tercera en audiencia. También recibieron sumas considerables EsRadio, la emisora de Federico Jiménez Losantos (180.628 €); el grupo Intereconomía (222.187 €), y 13TV (12.100 €).
Además de aplaudir las políticas de los gestores de la derecha, los medios conservadores también lo agradecían directamente con dinero. Tras dejar su cargo de presidente de la Comunidad de Madrid, a Ignacio González La Razón le paga unos 4.500 € al mes por sus colaboraciones. González publicó hasta 144 textos, el último tres días antes de su detención en la operación Lezo. Según el sumario, el acuerdo con La Razón establecía que González escribiría dos artículos semanales a 600 € la pieza. Por su parte, Esperanza Aguirre comenzó a escribir semanalmente en el diario ABC desde diciembre de 2012. Dependiendo del mes, el diario le pagó entre 3.000 y 2.000 € por cada artículo de opinión de 900 palabras, poco más de folio y medio.
Pero todo esto es solo la punta del iceberg. El Consejo de Transparencia ha dado la razón a eldiario.es, que pidió la información del reparto de publicidad institucional para saber si se hace de forma objetiva o el gobierno beneficia a algunos medios de comunicación. Pero la reacción ha sido que 8 de los 13 ministerios van a poner una demanda por lo contencioso administrativo en la Audiencia Nacional para esquivar la resolución que les insta a dar estos datos.
La publicidad institucional no es la única forma de “comprar” a los medios que ha tenido la derecha española. En 2013 el hoy ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, entonces alcalde de Sevilla, contrataba con la edición de ABC de esa ciudad la web de información municipal SevillaCiudad.es por 527.000 €. Ya lo había hecho el año anterior por la tercera parte, y viendo que el asunto colaba multiplicaron por tres el convoluto.
El cruce de dinero y personajes entre medios de derecha y administraciones gobernadas por el PP alcanza su zenit en Edmundo Rodríguez Sobrino, consejero de La Razón y segundo accionista al poseer el 23,9 % del capital. Rodríguez ha sido procesado en el caso Lezo como responsable de la presunta malversación de varios millones de € en Iberoamérica como presidente de Interamericana de Aguas y Servicios S.A., filial colombiana del Canal de Isabel II. Según fuentes próximas al Gobierno de la Comunidad de Madrid citadas por El Español, Edmundo Rodríguez, tenía un acuerdo con el Canal de Isabel II que le garantizaba recibir un millón de € al año de la empresa pública madrileña. Esos números no aparecen registrados en los datos oficiales sobre publicidad institucional porque se pagaban a través de un convenio específico absolutamente opaco. Rodríguez Sobrino ocultó en un banco suizo una cartera de fondos valorada en 402.239 €, que regularizó en 2012 acogiéndose a la amnistía fiscal.
Y mientras se produce esa connivencia con medios conservadores en la que gobernantes se garantizan un trato “informativo” sumiso y las dos partes se hacen millonarios con dinero público, el Partido Popular denunciaba la suscripción a las revistas La Marea y Diagonal por el gobierno madrileño de Manuela Carmena en los centros de jubilados. El Partido Popular pidió que se rescindieran esas suscripciones por tratarse de “revistas de marcado carácter ideológico, con una clara tendencia política” y que se mantuvieran las existentes hasta entonces: ABC, El País, El Mundo y La Razón. Para los amigos, millones en contratos, para las revistas no amigas ni siquiera 35 suscripciones.
Titular de La Razón para conmemorar 40 años de democracia en España
La conclusión es clara. Frente a ese tópico de que los políticos quieren tener medios públicos para poder hacer propaganda de su gestión, la realidad muestra que el sistema más utilizado es hacerlo a través de los medios privados mediante varias fórmulas. Desde la publicidad institucional -la más recurrida- a la relación estrecha entre partido gobernante y accionista o el trasvase de recursos públicos desde administraciones públicas a la cuenta de los medios o directamente de sus propietarios. A diferencia de lo que muchos creen, el sistema de compra de lealtades mediáticas es más sencillo con los medios privados que con los públicos. Estos últimos suelen tener más sistemas de control con la presencia de representantes de la oposición, sindicatos o consumidores. Por otra parte, su contabilidad, al ser empresas públicas, es más transparente que una empresa privada de comunicación. Un ejemplo muy elocuente es lo sucedido en Italia durante el gobierno de Berlusconi. Durante su mandato, Il Cavaliere, controlaba todas las televisiones estatales. Las públicas por ser el primer ministro, y las privadas por ser el dueño, recordemos que es el propietario de Mediaset. Cuando estalló el escándalo de las fiestas con prostitutas en su mansión de Cerdeña, la gran exclusiva televisiva era entrevistar a alguna de las mujeres que fueron contratadas para aquellas juergas. Todo el poder de Berlusconi se concentró en impedir que una de las prostitutas fuese a un plató de televisión, y lo logró durante bastantes meses. Finalmente una televisión consiguió salvar las presiones y el poder de Berlusconi, fue RAI3, una de las televisiones públicas. De modo que una televisión estatal pudo lograr más independencia del primer ministro que las privadas de su dueño.
Cuando escuchen la palabra independiente ligada a un medio de comunicación privado y oficialista para referirse a un medio público, recuerden los movimientos de euros que acabamos de repasar.

Pascual Serrano

martes, 13 de junio de 2017

CONTINÚA LA CAZA DE 'CRÍTICOS' EN IU PUERTOLLANO

Antecedentes:
Natalia Fernández y Jesús Manchón, concejales de IU
Dos ediles de IU en el Ayuntamiento de Puertollano, Jesús Manchón Sierra y Natalia Fernández Romero, se han presentado a la convocatoria para cubrir una bolsa de trabajadores adscritos al Patronato Municipal de Deportes, y lo hicieron rompiendo una tradición respetada desde los primeros ayuntamientos democráticos por todos los grupos municipales. 
Ante tal noticia, Agustín Pérez Motilla, histórico concejal de IU en Puertollano, criticó públicamente que haya sido IU quien rompiera tan democrática tradición y advirtió sobre la incompatibilidad legal de ser concejal y funcionario municipal, lo que le ha supuesto apertura de expediente y amenaza de expulsión.
El clima irrespirable que han impuesto los nuevos ediles, apoyados en el control que la familia de uno de ellos ejerce en la envejecida agrupación de IU Puertollano, ha motivado que el propio Pérez Motilla se adelante a su posible e injustificable expulsión solicitando la baja de la organización política en que ha militado desde principios de los 80.

SOLICITO LA BAJA DE AFILIACIÓN DE IU PUERTOLLANO
Ante la decisión de la dirección local de IU de convocar una Asamblea Extraordinaria para presentar una resolución sancionadora contra el que esto escribe por dar a conocer su opinión sobre la presentación de los concejales de esta organización a la convocatoria del Ayuntamiento de Puertollano para cubrir una bolsa de trabajadores adscritos al Patronato Municipal de Deportes, manifiesto que:

Agustín Pérez Motilla en una rueda de prensa
1. Yo esperaba una asamblea, no para perseguir la opinión de un afiliado, sino para que los concejales dieran sus explicaciones por el error político de presentarse a las convocatorias públicas de este Ayuntamiento. Decía Confucio que “cuando el sabio señala la luna, el torpe mira el dedo” Pues eso hace la dirección local, intentan eliminar al mensajero, en lugar de dar las explicaciones oportunas sobre el hecho en cuestión, que, siendo concejales de este Ayuntamiento, se presenten para cubrir plazas municipales. Nunca, y subrayo lo de nunca, se han presentado concejales para cubrir puestos de trabajo municipales. Y es especialmente doloroso cuando son los concejales de IU los que rompen este comportamiento ejemplar en nuestra ciudad y, más, cuando en otros ayuntamientos, los de IU han criticado con una dureza extraordinaria que concejales de otros partidos se hayan presentado y obtenido plaza. En temas de ética política, la izquierda debería ser intachable, aunque sólo fuera para dar ejemplo.

2. Llevo en IU Puertollano desde su fundación en 1986, y nunca se ha perseguido a nadie por sus opiniones. Al contrario, se consideraba la pluralidad interna como una de nuestras señas de identidad. Por eso, sorprende aún más este nuevo comportamiento, de abrir expediente sancionador a un afiliado por criticar en su muro de Facebook una decisión errónea de los concejales; ni que decir tiene que también es la primera vez que esto ocurre en la Asamblea de IU Puertollano, ¡y mira que ha habido opiniones discrepantes en esta organización!

3. Yo no voy a renunciar a dar mi opinión en la forma que considere oportuna. El primero de los compromisos que exigía Gandhi a sus discípulos era el voto de la verdad, que debía estar por encima de cualquier otra consideración. Comparto esta apreciación: si mis opiniones no coinciden con la posición adoptada por IU local, lo siento pero la mantendré, a no ser que me convenzan de lo contrario. Si siempre he votado en contra de la privatización de los servicios públicos, incluyendo el voto en contra de la privatización del alumbrado público, que conseguimos frenar, no puedo apoyar el cambio de parecer de IU apoyando con ardor su privatización; si durante años hemos conseguido que el PSOE metiera en el cajón el proyecto de remodelación de la calle Ancha que reducía acerado, ampliaba los carriles para el coche y aumentaba sus aparcamientos, no puedo ahora defender que los concejales IU apoyen este proyecto. Así podía seguir en cada uno de los cargos que se me imputan en el expediente: los asumo todos. Yo no puedo renegar de mis principios ni renegar de lo que he defendido siempre por el cambio en la orientación del actual grupo municipal.

4. Manifestar estas opiniones en las asambleas y en las redes sociales me ha supuesto recibir comentarios injuriosos en corrillos post-asambleas o en el grupo de WhatsApp de la Asamblea Local IU, del tipo de “lo que hay que hacer es echarlo”, “todo nos iría mejor si Agustín no estuviera en IU”, etc. Y la dirección local ha decidido que debe expulsarme, y, aprovechando mi opinión sobre el inmenso error político que supone presentarse a las convocatorias públicas del Ayuntamiento, siendo concejales, me ha abierto un expediente sancionador. IU Puertollano ha pasado de defender la pluralidad interna a perseguir al disidente, considerándole el “enemigo interno”. En esta IU excluyente y sectaria, yo no puedo estar. Por eso, pido mi baja como afiliado de IU Puertollano,                                          

Fdo. Agustín Pérez Motilla
Puertollano, 9 de junio de 2017

Resulta esclarecedora la respuesta que da el Secretario del Ayuntamiento de Puertollano ante la consulta sobre la incompatibilidad de ser funcionario y concejal en el mismo ayuntamiento...

EL GOBIERNO BOLIVARIANO GANA PACÍFICAMENTE

Movilización de apoyo a la Asamblea Nacional Constituyente “Hacer bien a villanos es echar agua al mar”. Don Quijote de La Mancha, 2ª ...