sábado, 17 de junio de 2017

PUERTOLLANEROS BUENOS, PUERTOLLANEROS MALOS...

Pleno de la Corporación Municipal de Puertollano
Que un empleado público con niveles de responsabilidad juegue con el pedigrí de la ciudadanía para clasificarla entre buenos y malos no es cuestión baladí. No creo que haya sido una ocurrencia sin más. Más bien creo que es una salida de tono influenciada por el discurso oficial de los actuales gestores municipales, a los que es muy cercano. Y que fue una salida de tono lo prueba el inmediato borrado en la red social en que fue publicada.
Es costumbre entre gobernantes mediocres dividir a la ciudadanía entre ‘buenos y malos’ según sean adeptos o críticos con sus políticas. Franco tachó de malos españoles a quienes se oponían a la dictadura, también Aznar y Rajoy recurrieron y recurren a tal argumento. Pero lo de Puertollano es rizar el rizo porque se añade el pedigrí genealógico en el baremo que mide la bondad o la maldad del puertollanero.
Vayamos pues al argumento del pedigrí y veamos el rigor del mismo. La genealogía no es buen argumento porque las personas no brotan como setas en su lugar de residencia, y en el caso de Puertollano, cuyas características históricas indican que su poblamiento inicial se hizo con personas procedentes de otros lugares, lo es menos aún. Si acaso, se podrá presumir de haber llegado antes que otros.
A veces, presumir de apellidos encierra riesgos que terminan dejándote en evidencia, porque basarse en una leyenda no es riguroso para determinar la antigüedad de un apellido, que es utilizado casualmente por el autor de la misma. La leyenda, como la historia, suele ensalzar virtudes en los vencedores y maldades en los perdedores, aunque los hechos reales suelen ser bien distintos. Recordemos que los apellidos pueden indicar el origen de quien los lleva: los moriscos y judíos conversos fueron obligados a adoptar como apellido propio el del noble del lugar, el lugar de origen, la profesión que ejercían o el de una planta y/o animal. Revísese bien la genealogía particular no vaya a ser que se presuma de ‘castellano viejo’ y la realidad sea bien distinta.
Según lo argumentado no soy buen puertollanero, que no puertollanense como dicen los puertollanarras modernos, porque no nací en Puertollano y porque soy crítico con la gestión del equipo de gobierno local.
Mi familia llegó a Puertollano en la década de los 60 y antes lo hicieron cientos de familias. Todas contribuyeron con su esfuerzo a hacer de Puertollano la ciudad que fue y ahora no es, y lo hicieron dejándose la vida y/o la salud en las minas, en las obras de la refinería o en la construcción de viviendas e infraestructuras. ¿Son puertollaneros de peor calidad por no haber nacido aquí? ¿Han contribuido menos que los naturales al desarrollo de Puertollano? Antonio Machado, escribió lo siguiente sobre el patrioterismo: “Sabemos que la patria no es una finca heredada de nuestros abuelos; buena no más para ser defendida a la hora de la invasión extranjera. Sabemos que la patria es algo que se hace constantemente y se conserva sólo por la cultura y el trabajo. El pueblo que la descuida o la abandona, la pierde, aunque sepa morir. Sabemos que no es patria el suelo que se pisa, sino el suelo que se labra: que no basta vivir sobre él, sino para él; que allí donde no existe huella del esfuerzo humano, no hay patria, ni siquiera región, sino una tierra estéril, que tanto puede ser nuestra como de los buitres o de las águilas que sobre ella se ciernen”.
Y soy crítico con la gestión de nuestros gobiernos locales porque Puertollano ha dilapidado ingentes recursos y oportunidades. Cierto es, en su descargo, que no ha tenido mucha ayuda de gobiernos autonómicos y centrales: Empezando por los recortes a las primas de las renovables del ministro Sebastián y terminando por el hachazo definitivo del ministro Soria. Tampoco el gobierno de Page está siendo ‘generoso’ con Puertollano y como muestra un botón: las dos EDUSI aprobadas en la provincia han ido curiosamente a ayuntamientos ‘conquistados electoralmente’ al PP (Tomelloso y Ciudad Real). Aunque lo propuesto en la EDUSI presentada por Puertollano la hiciera merecedora de ser rechazada, puestos a valorar necesidades Puertollano lo necesita más que ningún otro. Además, me consta que las presentadas por estos municipios tampoco brillan por la sostenibilidad de sus propuestas.
Como olvidar que en el Centro de Ocio y Naturaleza Dehesa Boyal se han invertido millones de euros y nunca ha funcionado. Será porque siempre fue gestionado por empresas ‘amigas’ (Zeos, Parmenides, Yellow World…) que prometieron cuantiosas inversiones y casi siempre se fueron dejando un 'simpa'. ¿Callamos ante tal situación?
Como olvidar el tufillo desprendido por la Virtus, Coso Polivalente (plaza de toros), Centro de Transportes, Chiringuito del Paseo, Complejo de Pádel, Centro de Especialidades Deportivas… ¿Callamos ante tal situación?
Como olvidar las faraónicas e innecesarias inversiones de la legislatura de la mayoría absoluta de Hermoso Murillo: el Terry, el Cerrú, el Pabellón de Ferias… ¿Callamos ante tal situación o recordamos que quien hoy nos gobierna formaba parte del núcleo duro de aquel gobierno municipal?
Año tras año, inversión tan inversión, se fueron dilapidando los recursos del Plan MINER al tiempo que se iban apagando las luces de la Ciudad Internacional de la Energía. PROENER, SILICIO, SOLARIA, ENEL, ENCASUR, ELCOGAS… una tras otra fueron cerrando sus puertas hasta dejarnos en lo que ahora somos: una ciudad con menos de 50.000 habitantes y con escasas posibilidades de volver a recuperar esa cifra.
¿Y que hicieron los gobernantes locales? Ponerse detrás y no delante de las movilizaciones locales, desperdiciar los recursos del Plan MINER y no aprovechar las competencias propias para liderar la implantación de EERR en infraestructuras e instalaciones municipales.
Asistimos impertérritos al decaimiento de la ciudad y la hipoteca que supone la tutela del Ministerio de Hacienda. Pero el ayuntamiento no puede pedir a los vecinos que sustituyan a los empleados municipales mientras el desaprovecha la ocasión para remunicipalizar servicios públicos. No olvidemos que Puertollano dispone de un presupuesto que supera los 47 millones de euros y que, amén de los gastos de personal y funcionamiento, queda margen para priorizar en políticas expansivas de empleo.
Razones hay de sobra para seguir siendo un ‘mal puertollanero’ y no callar ante el sometimiento a ciertos intereses empresariales para ampliar o reducir aceras y alturas de edificios, ser más o menos flexibles en la aplicación de las ordenanzas, aplicar un urbanismo contrario a la calidad de vida de la ciudadanía y permitir que las empresas contratistas de los servicios municipales hagan de su concesión un sayo.
Vuestra suerte, queridos amigos, es que la oposición os hace buenos de tan inútil como es.
Plumaroja

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

EUROPA, UN PARAÍSO PARA LOS PARAÍSOS FISCALES

Paraísos fiscales en la UE El próximo 5 de diciembre durante la reunión del ECOFIN los ministros de finanzas de la UE deben adoptar la...